Abertis 19,6€ 0,41% 0,08€

Compartir

Una vía para solucionar el problema global del tráfico

Las nuevas tecnologías aplicadas a la carretera pueden ayudar a afrontar el aumento global del tráfico, pero se necesita colaboración y acuerdo para impulsar el progreso

El tráfico está empeorando a escala global, indudablemente. En el mundo hay hoy 1.000 millones de vehículos circulando. El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) señala que en 2025 este número podría aumentar en 600 millones más, y que en 2050 podrían alcanzarse los 4.000 millones.

Este crecimiento implica, además de otras consecuencias sociales importantes, un enorme gasto. Según el WEF, el coste mundial de los atascos de tráfico diarios asciende a 1,4 billones de dólares. Por otro lado, cerca de 1,3 millones de personas fallecen, y entre 20 y 50 millones resultan heridas en accidentes cada año. Además, los vehículos generan cerca del 17% de las emisiones globales de CO2, lo que supone una de las principales causas de contaminación del aire (que a su vez genera enfermedades asociadas) y del cambio climático.

Vehículos más seguros y limpios

Buscando una respuesta a estos retos, la industria del motor ha mostrado una fuerte determinación y capacidad de innovación: los vehículos que consumen menos combustible y los eléctricos son avances en esta dirección, y los coches y camiones autónomos, que se conducen solos, podrían constituir un enorme paso adelante. Según un informe de la consultora McKinsey, los vehículos autónomos podrían reducir los accidentes hasta en un 90%.

Si bien estos progresos son muy prometedores, la oportunidad y la responsabilidad de fomentar el avance no pueden recaer exclusivamente en los fabricantes de automóviles. Hacen falta políticas públicas y regulaciones para impulsar la innovación, pero, por encima de todo, hay que encontrar una forma de abordar los retos actuales sin limitar la movilidad de las personas.

La carretera: pieza clave

Para ello se requiere la colaboración de los sectores público y privado, así como de diferentes sectores y grupos de interés. Al mismo tiempo, debemos centrarnos en lo que a menudo es un aspecto ignorado de esta problemática: las propias carreteras deben convertirse en algo más que una superficie por la que se conduce.

Las carreteras son una parte fundamental en el esfuerzo para crear una infraestructura y un sistema de transportes más inteligente y más eficiente. Como afirma Francisco Reynés, vicepresidente y consejero delegado de Abertis, "las carreteras constituyen una plataforma crítica y universal en la que deben funcionar todas las tecnologías aplicadas a los vehículos”.

Vías más eficientes y más inteligentes

Tener vías más eficientes y más inteligentes puede contribuir a reducir el número de accidentes y ayudar a circular de forma más fluida. También puede fomentar el concepto de "movilidad como servicio". Puede ayudar a generar electricidad. Puede lograr que los desplazamientos y el transporte comercial sean más eficientes y pueden aumentar las capacidades que están desarrollando sectores como el de la automoción.

Algunas de estas cosas ya están sucediendo. En algunos países ya existen autopistas piezoeléctricas, que generan energía a partir de la presión ejercida por los vehículos que circulan por ellas. Las innovaciones pueden estar a la vuelta de la esquina, si los grupos adecuados colaboran de forma imaginativa para crear las condiciones que permitirán potenciar más estos avances.

Según un informe encargado por Abertis sobre esta cuestión a The Economist Intelligence Unit, los próximos 5-10 años resultarán cruciales. Si se trabaja conjuntamente, uniendo lo mejor del sector privado y del sector público, empleando los mecanismos de financiación adecuados y poniendo de manifiesto la voluntad y la imaginación necesarias, se podrán conectar mejor las ciudades y los países; impulsando el crecimiento y las oportunidades sin poner en peligro la salud pública; y ayudando a abordar de forma positiva el reto del cambio climático.

Podemos ayudar a que las personas y los bienes se desplacen de forma más eficiente, reduciendo los costes. Y podemos construir un sistema de infraestructura vial más inteligente que todos necesitaremos de cara al futuro.

 

Conoce más sobre los últimos desarrollos en Road Tech

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de privacidad