Informe Anual 2015 > Grupo Abertis > Caso de éxito: el “Plan Relance”
Ñ & Ç

Caso de éxito: el “Plan Relance”


La firma del Plan Relance es el resultado de un largo proceso de negociación entre las concesionarias de autopistas francesas y el Gobierno francés que se inició a finales de 2012 y se cerró a mediados del 2015.

Procedente

La idea del Plan Relance surgió como consecuencia del éxito de su más directo precedente, el denominado Paquet Vert, un paquete de inversiones ejecutado en Francia entre los años 2010 y 2013, que tenía como principal objetivo desarrollar proyectos destinados a mejorar la integración de las infraestructuras en el medio ambiente, al tiempo que se impulsaba el crecimiento económico e industrial en los territorios cercanos a las autopistas. Las inversiones tuvieron un fuerte componente de innovación al favorecer soluciones imaginativas para el desarrollo sostenible de las autopistas, así como la actualización de autopistas más antiguas para mejorar la protección acústica o los recursos híbridos. Sanef invirtió a través del Paquet Vert 250 millones de euros a cambio de la extensión de la duración de sus dos concesiones en un año.

Nuevas Necesidades

  • En pleno proceso de ejecución del Paquet Vert, el Estado Francés constata la necesidad de seguir manteniendo una agenda de inversiones para impulsar la economía francesa, así como para mantener en buen estado sus infraestructuras y favorecer así la competitividad de sus empresas. Las restricciones en las finanzas públicas y las exigencias de los criterios de convergencia de Maastricht dificultaban que estas inversiones se pudieran hacer con dinero público.
  • Por su parte, Sanef, tenía la necesidad de mantener su condición de inversor a largo plazo en el país, mejorando su red de autopistas con proyectos útiles para las comunidades de su entorno sin dañar el equilibrio económico-financiero de la concesión.

De esta manera, se pone en evidencia la posibilidad de ir hacia un plan más desarrollado, más ambicioso que el Paquet Vert, con inversiones de una cuantía mayor, que tuviera en cuenta las características de los contratos concesionales con el adecuado equilibrio entre unas obligaciones y compromisos -inversiones, niveles de servicio para la explotacióny unos derechos -la posibilidad de percibir el peaje en la red durante los años de ampliación-.



PRINCIPALES RETOS

A pesar de estas necesidades claras, el proceso de negociación y definitiva aprobación del Plan Relance supuso un auténtico reto que exigía responder a las diferentes necesidades de todos los actores implicados.

  • Para el Gobierno francés, que debía demostrar a los diferentes niveles administrativos, legales y políticos las ventajas de iniciar un nuevo proyecto de colaboración público-privada de esta envergadura.

  • Para Sanef, que debía mantener alineados en todo momento los departamentos internos técnicos, tecnológicos y financieros. Su doble compromiso con la disciplina financiera y la excelencia industrial exigían rigurosos análisis de coste-beneficio económico y social para identificar y detallar aquellos proyectos más útiles y beneficiosos tanto para la compañía como para la sociedad.


  • Para el sector concesional francés, que debía superar una visión de relación entre competidores para trabajar de manera unida, incluso a pesar de presentar modelos de negocio en algunos puntos distintos – constructor/concesional en el caso de Vinci y Eiffage; y puramente concesional, en el caso de Sanef-.


  • Para la Unión Europea, que debía disipar cualquier duda sobre la compatibilidad del proyecto con las normas europeas de competencia y de ayudas de Estado.


  • Para la sociedad francesa que, fruto de una corriente de desconfianza hacia las instituciones, exigía un mayor equilibrio y transparencia en las relaciones entre el Estado y las empresas privadas.


Pasos del Plan Relance


Idea y diseño del Plan Relance entre el Gobierno francés y las concesionarias (finales de 2012).


Identificación de proyectos de Sanef (2013) – Tras exigentes análisis de diferentes proyectos, Sanef cerró una completa cartera de proyectos de mejora y adecuación de diverso calado a lo largo de toda su red:

  • Obras de ampliación en 3 autopistas
  • 2 nuevos enlaces y otras obras de intersección
  • Programas relacionados con el agua y la diversidad
  • Renovación de 84 áreas de servicio y de descanso
  • Creación de 400 plazas de parking de coche compartido y de 500 plazas de parking de alto tonelaje
  • Creación de refugios y puestos de llamada de socorro accesibles para personas con movilidad reducida


Presentación de dosieres a la Comisión Europea (2014) y definitiva validación por parte del organismo, que determinó que el Plan Relance es compatible con la noción de ayudas de Estado (28 octubre 2014).


Negociación de cláusulas adicionales con el Estado francés (hasta abril 2015). Una negociación que comportó la incorporación de nuevos acuerdos adicionales:

En un primer plano, para reforzar la seguridad jurídica del Estado francés y proteger los contratos de las empresas que operan en el país, a través del compromiso del Gobierno de compensar mediante incrementos tarifarios entre 2016 y 2023 la congelación de las tarifas del 2015 y el incremento de la “Redevance Domaniale” en 2013.

En un segundo plano, para reforzar el equilibrio y transparencia en las relaciones entre el Estado y las empresas, a través de la contribución del sector concesional al presupuesto anual de la AFITF (Agence de Financement des Infraestructures de Transport de France) con la finalidad de apoyar el desarrollo de las infraestructuras del país. Paralelamente, la ARAFER (Autorité de régulation des activités ferroviaires et routières) asume nuevas competencias de control sobre el sector concesional de autopistas. Por último, se introduce un límite sobre el retorno permitido a las concesionarias en base a la evolución acumulada de sus ingresos de explotación desde la privatización de las autopistas en 2006.


Negociación de los cambios en los contratos (abril/julio 2015).


Publicación en el Journal Officiel (23 agosto 2015).


El punto final aún está por escribir: cuando, con la finalización de las obras previstas hasta 2020-2021, los ciudadanos puedan disfrutar de unas renovadas infraestructuras, más seguras, eficientes y sostenibles.

El Plan Relance es un claro ejemplo de caso de éxito que marcará un antes y un después en la colaboración públicoprivada en Francia. Su ejecución supondrá, sin duda, un excelente precedente para un modelo que tiene vocación de extenderse en el mundo como la solución óptima para la financiación sostenible de las infraestructuras del futuro, entendiendo éstas también como base del progreso social y económico. 


Una solución win-win para todos

Para las partes implicadas, la principal lección aprendida ha sido la necesidad de aunar intereses tan diversos. Sólo respondiendo a las necesidades de todos las partes implicadas es posible llegar a una solución verdaderamente ganadora con ventajas para todos.

Para el Estado francés:

  • Impulso de la economía a través del desarrollo de trabajos de diversa envergadura, para sostener la actividad de numerosas empresas nacionales y regionales, con una inversión total de 3.200 millones de euros.
  • Impulso a la generación de empleos no deslocalizables.
  • Mejora de las infraestructuras y efecto arrastre más allá de la ejecución del plan.
  • Inversiones en bienes públicos sin constreñir las finanzas del Estado.


Para Sanef:

  • Mejora de su red de carreteras en términos de mayor fluidez, seguridad y comodidad en el tráfico para sus clientes.
  • Alargamiento de la extensión de la duración de sus concesiones, consolidando su vocación de negocio a largo plazo.
  • Consolidación como un socio estable del Gobierno francés en la búsqueda de soluciones innovadoras para la gestión de bienes públicos a través de la colaboración público-privada.
  • Mejora de la reputación y de la percepción social de Sanef, al quedar evidenciada su vocación de servicio hacia los ciudadanos y, en general, hacia la economía del país.


Para la sociedad:

  • Beneficios de una economía relanzada con mayores posibilidades de empleo directo e indirecto.
  • Disfrute de unas infraestructuras mejoradas, más seguras, eficientes y sostenibles.
  • Refuerzo del Estado del Bienestar gracias a unas finanzas públicas menos constreñidas.
  • Recuperación de la confianza en las instituciones gracias a un mayor control sobre las relaciones entre el Estado y las empresas concesionarias del país.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies. Aceptar