Errores de un principiante al volante

Pifias comunes cuando aún llevas la “L”

Escribe: Jorge García Palomo

Todos los conductores hemos vivido una primera vez. Ese día inolvidable que arrancas un coche en la autoescuela y notas que, a tu lado, el profesor maneja los pedales como hace Iniesta con un balón. Y avanzan las clases, progresas adecuadamente y, por fin, obtienes el carnet de conducir. Llega la bienvenida al mundo real. Toca mentalizarse de que aprenderás equivocándote, te pitarán como al jugador de otro equipo y desearás ser ya un experto al volante. Pero, antes, seguro que cometes alguno de estos errores frecuentes entre los conductores noveles del mundo:

FLICKR-Autor-pulloa

-Calma con el embrague. El coche se le ha calado alguna vez hasta a Fernando Alonso. No pasa nada. Respira y concéntrate en un movimiento de embrague que, cuando quieras darte cuenta, habrás automatizado y del que ni siquiera una rampa del Tourmalet te hará dudar.

-Recuerda siempre que estás empezando. Ojo con el exceso de confianza cuando veas que, aparentemente, dominas el coche mejor que un crupier las cartas.

Distracciones, cero. Ni siquiera el alcohol —¡cero alcohol siempre!— es más letal al volante que estar pendiente del móvil. Ni se te ocurra apartar la mirada de la carretera. Evitar accidentes es más importante que el último ‘meme’.

FLICKR-Autor-elojeador

-¿Quién dijo aquaplanning? Adapta tu forma de conducir al terreno que pisas. No te descuides si la calzada está húmeda, que esta situación peligrosa con nombre divertido —aquaplanning— puede hacerte perder el control. No es solo un capítulo del libro teórico para el examen.

-Utiliza bien la carretera. Como apuntan desde la página motorpasion.com, se observa que los novatos tienden a usar más de lo normal el carril central. ¿Verdad que confiere una sensación mayor de seguridad tener espacio a ambos lados? Pues no se debe hacer. Cada carril, como enseñan en las autoescuelas, se usa por algo.

-Distancia de seguridad. Antes de comprobar empíricamente por qué se llama así, mantén la distancia de seguridad: ese espacio que te librará de chocar, en caso de imprevisto o frenazo brusco, con el vehículo de delante. Esta distancia depende del estado de la vía y otros factores. Refresca la normativa y la “regla del cuadrado”, pero calcula que a 100 km/h has de guardar un margen de unos 100 metros.

FLICKR-Autor-robmba

-Revisa el coche a tiempo, sin falta. Parece de Perogrullo, pero está comprobado que los conductores principiantes, por muchas circunstancias, no siempre ponen al día su automóvil. Y, en el caso de los neumáticos, no hay que apurar nunca.

He aquí algunos ejemplos de pifias habituales entre los recién llegados al asfalto. Disfruta de cada viaje con más garantías y ¡adelante!

Comparte

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

Cerrar