Mi GPS me traicionó

Los navegadores GPS han conseguido que los conductores se detengan mucho menos a preguntar a los paisanos dónde está ese restaurante tan bueno que nos recomendaron. Eso es un contratiempo para las relaciones sociales, pero, a la vez, un importante impulso a la eficiencia al volante. O eso creíamos hasta que dimos con un estudio impulsado por MyTaxi y publicado en Forbes.

Los GPS también se equivocan y, según el estudio aludido, sus errores cuestan a cada conductor un total de 29 horas al año. Es decir, que si no se equivocasen, podrías atravesar la Península Ibérica, volver y todavía te sobrarían 7 horas para detenerte a comer y echar la siesta más larga de tu vida.

¿Es un planazo? Sí, pero es necesario disponer del tiempo para llevarlo a cabo y no perderlo gracias a una tecnología con errores.

 

Comparte

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

Cerrar