La Fórmula E, ¿a un paso del adelantamiento por la izquierda a la F1?

Cineberg Shutterstock.com

Entrevista a Enrique Buenaventura, general counsel de Fórmula E Operations

Escribe: Laura Bueno.
Foto: Christopher Lyzcen _ Shutterstock.com

Fue durante el transcurso de una cena celebrada en París en la que se encontraban Jean Todt, presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), y Alejandro Agag, CEO de Formula E Holdings Limited, donde la Fórmula E comenzó a tomar forma. La idea de competición de monoplazas similar a la Fórmula 1 para vehículos eléctricos surgió en la mente de Todt. «La Comisión Europea ya había manifestado en alguna ocasión a la FIA su interés por alguna iniciativa en pro del cuidado del medio ambiente». Alejandro Agag no dejó la sugerencia del presidente de la FIA en el mantel. La recogió y le dio forma hasta dar con la fórmula que se estrenó en septiembre de 2014, cuando se celebró la primera carrera de esta competición de la que Enrique Buenaventura es director jurídico desde sus inicios.

Hace tiempo que el coche eléctrico llegó para quedarse y la aparición en escena de un campeonato como el de la Fórmula E no hace más que ratificarlo.

Nueva alternativa para los aficionados a los deportes de motor, Buenaventura confía en que contribuirá a la consolidación de los vehículos eléctricos en el mercado. “Posiciona a este tipo de automóviles como una opción muy atractiva sobre todo de cara a los jóvenes. Además, es un excelente campo de pruebas para fabricantes de coches, baterías, motores
eléctricos, etc.”.

Entre estos se encuentran algunos de los partners del campeonato para quienes las pruebas y carreras se han convertido en un excelente laboratorio. “Es el caso de Qualcomm, por ejemplo, patrocinador e inversor desde los inicios de la competición que está desarrollando un sistema de carga inalámbrica de coches que evitaría tener que enchufarlos para cargar sus baterías“.

Entre las peculiaridades de la Fórmula E una destaca sobremanera: la mayoría de las carreras transcurre en circuitos urbanos. Eso pese a que, según Buenaventura, correr en circuitos convencionales sería mucho más sencillo (“por costes operativos y porque es mucho más fácil que construir uno”). La razón por la que la organización optó por esta vía responde a la necesidad de enviar un mensaje coherente con la razón medioambiental
que dio origen a Fórmula E.
“A día de hoy, los problemas que generan las emisiones de CO2 de los coches se centran en las ciudades, de ahí que decidiéramos que fuesen estas las que albergasen las carreras de una competición de esta naturaleza”. Frente a las pistas tradicionales, que normalmente suelen encontrarse a las afueras de las ciudades, el hecho de que las calles del centro se conviertan en un circuito improvisado posibilita, además, una mayor afluencia de público familiar que puede acceder al recinto en transporte público, en bici o incluso andando.

La Fórmula E posiciona los vehículos eléctricos como una opción muy atractiva sobre todo de cara a los jóvenes. Además, es un excelente campo de pruebas para fabricantes de coches, baterías, motores eléctricos, etc.

Buenos Aires, Beijing, Berlín, París o Mónaco son algunas de los escenarios de
los ePrix. “Aún no hay planes de correr en alguna ciudad española, pero nos encantaría”. Argumentos para convencerlas no faltan: “Además de los beneficios obvios de eventos de este tipo (turismo, visibilidad global de la ciudad, etc.), supone una declaración de intenciones muy importante. Demuestra la apuesta de la ciudad por una movilidad más sostenible y el interés por ir de la mano de los últimos avances en tecnología”.

Cineberg Shutterstock.com

Las que ya se han convencido de las oportunidades que les ofrece la Fórmula E son las grandes escuderías. En sus tres años de vida, el campeonato cuenta en su nómina con fabricantes como Renault, Jaguar, DS, Mahindra, Faraday Future o NIO. “Para la cuarta temporada ya han confirmado BMW, Audi, Mercedes y Porsche”. A la competición tampoco le ha faltado patrocinadores ni inversores que la apoyen desde sus inicios: “La Fórmula E es una manera de mostrar tu marca al mundo, pero también de formar parte de una historia”.

A la difusión de esa historia están contribuyendo los medios de comunicación, en especial la televisión. Con más de 200 millones de espectadores en todo el mundo, lo cosechado por la Fórmula E puede catalogarse de gran aceptación, en especial en aquellos lugares que cuentan con ciudades que son sede de algunos de los grandes premios, o bien con equipos o pilotos del país (“algo parecido a lo que ocurrió en España con la Fórmula 1 cuando Fernando Alonso comenzó a ganar”).

Y mientras la Fórmula E sigue ganando adeptos, los coches eléctricos siguen haciendo lo propio entre quienes consideran que movilidad y sostenibilidad pueden y deben ir de la mano. Entre sus retos, Buenaventura destaca tres: la velocidad de recarga, el peso y coste de las baterías. “Para todo ello, la Fórmula E sirve de campo de pruebas. Se prevé que los
coches, en solo 5 años, dupliquen prácticamente su autonomía teniendo mejores prestaciones. Y estos desarrollos serán exponenciales con la llegada de nuevos y
más potentes fabricantes”.

También ciudades y carreteras deberán renovar sus infraestructuras: “Habrá que adaptar nuevos modelos de recarga. Primero en ciudades (recarga inalámbrica en aparcamientos, semáforos, etc.) y poco a poco extendiéndose a las carreteras. Tendrá que ser una evolución paralela. Llegará un día que no haya ni que enchufar los coches para recargarlos. Habrá placas de recarga inalámbrica debajo de las calles o carreteras, o
cualquier otro invento alternativo en el que los responsables de carreteras y vías públicas jugaran un papel importante”, augura el asesor jurídico de operaciones de la Fórmula E.

Comparte

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

Cerrar