Objetivo cero

El avance es claro. Cuesta ahora echar la vista atrás y repasar los niveles de tolerancia al alcohol que existía en el reglamento de tráfico de hace pocas décadas. En este asunto, conviene siempre insistir en un precepto: cualquier gota de alcohol al volante es una gota que sobra.

En España, el Reglamento General de Circulación establece que no se puede circular con un vehículo cuando la tasa de alcohol en sangre sea superior a 0,5 gramos por litro, o de alcohol en aire espirado superior a 0,25 miligramos por litro.

A ese nivel se encuentran otros países como Alemania, Bélgica, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal o Suiza.

Son algo más estrictos (permiten hasta 0,2 g/l) Polonia, Suecia, Finlandia y Estonia, pero ¿sabías que hay un buen número de países en los que no se permite ni una sola gota de alcohol al volante? Bulgaria, Eslovaquia, Hungría y República Checa decidieron que las dos opciones eran incompatibles: o bebes o conduces.

 

Comparte

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies

Cerrar